Artículos

Adicción al tabaco se inicia entre los 12 y 13 años de edad

Por Xinhua | 19 Junio, 2017 - 12:34
  • pexels-photo-413447.jpeg

Imitación, curiosidad, pertenencia a un grupo o para aparentar ser interesante ante los demás son algunos de los motivos por los que la gente inicia el consumo.

En México, la adicción al tabaco inicia entre los 12 y 13 años de edad, justo cuando está en desarrollo el organismo humano, en especial el cerebro, el cual se ve comprometido, afirmó hoy la académica de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Guadalupe Ponciano Rodríguez.
 
"Esta adicción representa una amenaza al avance de México, debido al gasto que se destina al tratamiento de enfermedades relacionadas con el tabaquismo" , afirmó la experta en el marco del Día Mundial sin Tabaco.
 
Las mujeres son más susceptibles a sus efectos negativos; no obstante, de 2002 al 2011 la cantidad de fumadoras se duplicó en México.
 
En el Estado de México, por ejemplo, ellas fuman en mayor proporción que los varones.
 
"Imitación, curiosidad, pertenencia a un grupo o para aparentar ser interesante ante los demás, son algunos de los motivos por los que la gente inicia su adicción al tabaco" , consideró.
 
En la actualidad, el tabaco es causa de muerte de casi seis millones de personas al año en el planeta, y según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada día 100.000 niños de entre 12 y 15 años de edad prueban su primer cigarrillo.
 
La nicotina, su principal sustancia activa, ocasiona una adicción casi inmediata en la mayoría de los consumidores primerizos.
 
El organismo internacional advierte que de continuar el aumento de fumadores, para el año 2030 la cifra de muertes relacionadas llegará a ocho millones por año; las naciones con menos ingresos serán las más afectadas.
 
A largo plazo, esto significa una amenaza al desarrollo de México, debido al gasto que se destina al tratamiento de padecimientos relacionados con el tabaquismo, como los cardiovasculares, cerebrovasculares, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y cáncer de pulmón, principalmente.
 
 
Al respecto, la OMS señala que el aumento del gasto relacionado al tabaquismo y sus consecuencias en la salud ocasionan una disminución en la productividad económica de las naciones, acentúan la desigualdad y aumentan la pobreza.
 
Ante la situación, y para conmemorar la efeméride, instituyó este año el lema El tabaco, una amenaza para el desarrollo. La razón: esta adicción y la lucha antitabaco obligan a aumentar el gasto sanitario y produce una reducción de la productividad, generando costos sustanciales para la economía de los países.
 
En el cultivo del tabaco se utilizan grandes cantidades de plaguicidas y fertilizantes que pueden ser tóxicos y contaminar fuentes de suministro de agua.
 
Cada año, estos cultivos utilizan 4,3 millones de hectáreas de tierra y causan entre dos y cuatro por ciento de la deforestación del planeta.
 
La fabricación de productos de tabaco genera dos millones de toneladas de residuos sólidos.
 
"Pero no nada más el tabaquismo es un riesgo sanitario; intentar superar esta adicción, una de las más fuertes y complejas, puede ser un peligro si no se busca ayuda de un especialista" , advirtió Ponciano Rodríguez.
 
Existen varios mitos respecto a técnicas y tratamientos que no cuentan con registros, metodologías ni pruebas científicas que lleven a considerarlos una alternativa.
 
Guadalupe Ponciano señaló que algunos de estos remedios pueden causar más daño, sin importar que sean naturales, pues las personas no saben qué efectos pueden tener en el organismo.
 
Por ello, recomendó acercarse a un especialista de la salud a fin de tener un diagnóstico de su caso, porque no hay dos fumadores iguales, y en esto influye de manera determinante la dependencia física y psicológica.
 
"Por una parte, cada organismo necesita en diferente intensidad del cigarro y, por otra, los fumadores construyen una relación emocional particular, que llega a ser más fuerte que con otra persona".
 
Es posible establecer un tratamiento profesional adecuado y personalizado, que contempla medicamentos para controlar el síndrome de abstinencia, y terapia cognitivo-conductual como apoyo psicológico, que podría prolongarse hasta por un año a manera de seguimiento y para evitar recaídas, finalizó.