Artículos

Consejos para tener un romance duradero

Por Cromos/ El Espectador | 26 Julio, 2016 - 17:13
  • romantic-scene-free-license-cc0.jpg

¿Quieres que las cosas funcionen bien en tu relación? Este es el momento.

Las relaciones amorosas, quizá la experiencia que más influye en el rumbo y felicidad de la existencia humana, son comparadas con todo tipo de elementos y situaciones de distinto signo, desde una rosa con espinas o “flores de un día” hasta la sal de la vida, un verdadero “estado de gracia” o “el mayor de los milagros”.
 
Esta aventura “con mayúsculas” que es el amor compartido, también guarda ciertos paralelismos con la vida misma, ya que al igual que los seres vivos, las relaciones de parejas atraviesan distintas etapas: nacen, crecen, se desarrollan y –aunque nos guste o no- también llegan a su fin por distintas causas.
 
El ser humano no es un ser solitario sino que por el contrario es un ‘animal social’,  que busca continuamente la compañía de los otros, y en especial necesita mantener vínculos con una persona por la que se sienta atraído, explica el psicólogo y psicopedagogo Bernabé Tierno, autor del libro “Cartas a un psicólogo”, en el que da respuestas prácticas para los problemas más frecuentes.
 
Aunque en una relación de pareja es importante que la primera impresión sea buena, ello no es suficiente para predecir que será duradera, por lo cual conviene seguir una serie de  pasos y recomendaciones, adecuados a las distintas epatas que atraviesa el vínculo amoroso.
 
Al iniciar una relación hay que tener en cuenta que el afecto mutuo y el entendimiento entre dos personas nacen del conocimiento. “Por mucho que el otro nos guste físicamente, debemos controlarnos y esforzarnos en conocerle más profundamente, pero sin interrogarle continuamente”, señala.
 
El psicólogo aconseja ser sinceros, naturales y espontáneos, y no ir más rápido que el otro a la hora de explicar cosas sobre nuestra vida. “Si nos hacen una confidencia, nosotros hacemos otra. Además es importante no apresurarnos en contar nuestras experiencias sentimentales anteriores”.
 
Cuando la relación ya está consolidada, según Bernabé Tierno “es bueno hablar de las cosas que nos unen y separan del otro miembro de la pareja”, y tratar el tema de la independencia, ya que cada uno “no ha de dejar de lado sus propias relaciones, necesidades y aficiones, sin que ello signifique que dejen de implicarse el uno con el otro”.
 
 
Una construcción diaria
 
El experto aconseja “construir la relación día a día, y cuando se pase por la fase del enamoramiento, observar qué aspectos pueden hacer que la relación no funcione y modificarlos”. Por otro lado, hay que potenciar aquellos aspectos que les hacen sentir bien a los dos y ayudan a crea un buen clima de pareja.
 
Durante la convivencia, la palabra clave es adaptarse: “hay que aprender a perdonar cosas que antes no había que tener en cuenta porque cada uno se había acostumbrado a su familia o a vivir solo, y ahora tiene que armarse de paciencia para aceptar las costumbres de su pareja”.
 
Para esta etapa, el experto aconseja establecer normas para las pequeñas cosas: “hemos de hacer saber a nuestra pareja qué es lo que nos molesta y cómo se puede hacer para que nos resulte llevadero. Es importante hacer esfuerzos por complacerle en los detalles pequeños de la vida diaria”.
 
Cuando la relación finaliza, cuando “todo está perdido”, hay que aceptar que el vínculo amoroso ha terminado y que lo mejor es empezar de nuevo sin rencor hacia nuestra anterior pareja y sin sentimientos de culpa por nuestra parte.
 
Según Tierno, la ruptura es una buena oportunidad para “reflexionar sobre lo sucedido y aprender, para no repetir errores en el futuro. Hay que pensar que podemos modificar en nuestro modo de comunicarnos en pareja, analizar nuestras relaciones y nuestro papel en ellas y corregir nuestros puntos débiles”.