Artículos

Qué le sucede al cuerpo por la falta de sexo

Por María Andreína Bariona/ Diario Las Américas | 16 Junio, 2017 - 16:23
  • pexels-photo-262145.jpeg

La práctica no sólo trae gran placer al cuerpo, sino también incontables beneficios.

Aunque las razones por las que muchas personas dejan de tener sexo pueden ser varias, el efecto suele ser el mismo. Según indica el portal especializado en fitness y salud, Lifito y la página Salud 180, la falta de relaciones sexuales afecta el cuerpo y el cerebro de mujeres y hombres.

A continuación, recopilamos algo de lo que suele suceder cuando se deja de practicar el contacto sexual:

Sistema inmunológico

Hay más probabilidad de contraer infecciones virales, pues no tener sexo afecta al sistema inmunológico.

La frecuencia sexual, por lo menos dos veces por semana, eleva hasta 30% los niveles de este anticuerpo hallados en saliva y mucosas corporales, mismo que protege contra resfriados

El cuerpo resiente los efectos de la falta de sexo en el organismo, generando riesgos de infarto, esto porque la actividad sexual es uno de los mejores ejercicios cardiovasculares que se puede practicar, según investigadores de la Universidad de Tufts, en Massachusett, Estados Unidos

Aumenta el riesgo de cáncer de próstata en los hombres. Investigaciones confirman que eyacular frecuentemente, cinco veces por semana, tiene un efecto preventivo en hombres de 20 a 50 años.

En el cuerpo femenino

Las paredes vaginales se debilitan, pues los músculos dejan de tener estimulación.

El cuerpo comienza a liberar la tensión sexual a través de sueños eróticos.

En el cerebro

Hay zonas concretas en el cerebro que reaccionan con la actividad sexual, generando sensaciones de bienestar a través de la segregación de hormonas. Por ello, ante la inactividad se dejan de producir tales sustancias lo que afecta el estado de ánimo, la toma de decisiones y la memoria.

Con el sexo se libera dopamina un neurotransmisor con el cual se mejora la atención, controla los impulsos, la motivación y recompensa. La prolactina considerada como la hormona de la saciedad y la responsable de la secreción de leche.

La oxitocina se encarga de fortalecer los lazos afectivos románticos y sociales; andrógenos influyen en el humor, excitación y en la percepción de la pareja.