Artículos

Venezuela recibe como héroes a seleccionados sub-20 subcampeones del mundo

Por Diego Oré/ Reuters | 14 Junio, 2017 - 12:42
  • 19146041_1053301981466995_9000658713772591533_n.jpg

Miles de seguidores de todas las edades esperaron en el aeropuerto a la oncena "vinotinto", que cayó 1-0 en la final ante Inglaterra.

Enfundados en la camiseta "vinotinto" y ondeando la bandera tricolor, miles de venezolanos henchidos de orgullo recibieron a la selección de fútbol subcampeona del Mundial sub-20 disputado en Corea del Sur.
 
La oncena "vinotinto" no pudo superar el domingo a Inglaterra y cayó 1-0 en la final, a la que llegó por primera vez en su historia.
 
Sin embargo, la derrota no opacó su gran desempeño y miles de seguidores de todas las edades esperaron a los jugadores en el principal aeropuerto del país con carteles como "Bienvenidos gladiadores vinotinto. Gracias por hacernos soñar".
 
Tras atravesar un corredor circundado por hinchas, una banda marcial y algunas autoridades, los jugadores abordaron un autobús para ir, en caravana, hasta el principal estadio de Caracas donde recibieron un homenaje.
 
En la arena a su máxima capacidad, cada uno de los jugadores fue recibido con vítores. Luego la multitud cantó "We are the Champions", de la mítica banda Queen, mientras los seleccionados dieron la vuelta olímpica al estadio.
 
La agitación política que remece Venezuela desde abril contagió el evento deportivo cuando el entrenador de la selección, Rafael Dudamel, salió a la grama.
 
La multitud empezó a corear al unísono "y va a caer, y va a caer, este Gobierno va a caer", en protesta contra la administración de Nicolás Maduro, que está bajo presión de manifestaciones de la oposición para que convoque elecciones.
 
Pero Dudamel los interrumpió para decirles: "Quiero que sigamos disfrutando de este momento de fútbol. Que nadie nos lo robe".
 
"El futuro es vinotinto, el futuro nos pertenece", agregó.
 
A pesar de que miembros de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) pidieron no politizar el logro, Dudamel aprovechó que millones sintonizaron los juegos de sus dirigidos para, tras uno de ellos, pedirle a Maduro que "pare las armas" en medio de la ola de violentas protestas antigubernamentales.
 
A pesar de los señalamientos, la vinotinto logró algo poco común en su país en los últimos tiempos, al unir -al menos por un rato- a opositores y oficialistas que, al unísono, enviaron mensajes de aliento celebrando a sus "campeones".